TU MEJOR VERANO ESTANDO EMBARAZADA

TU MEJOR VERANO ESTANDO EMBARAZADA

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Verano

Por fin ha llegado el mes de agosto, tanto tiempo esperando, y al fin uno de los mejores meses del año está aquí.

Pero este año es distinto, ¡estás embarazada! Con las ganas que tenías de pasar horas tomando el sol en la playa, de hacer aquella ruta de varios días por la montaña, de beber aquel mojito (o gin tonic, o cerveza, o sangría) en el chiringuito, de recorrer el sur de Francia en coche, de ir a África de safari…

Vale, ya paro, estás embarazada, lo sé.

Tienes los pies tan hinchados que no parecen los tuyos (y sólo te entran esas chanclas tan horribles de tu marido).

Hace tanto calor que no aguantas ni media hora bajo el sol, y has descubierto que hay zonas de tu cuerpo que no sabías que podían llegar a sudar.

Un viaje en coche que normalmente duraba dos horas, ahora tardas mínimo tres horas en hacerlo porqué cada pocos quilómetros tienes que parar a hacer pipí.

Tu ginecóloga te dejó claro desde el primer día que nada de beber alcohol, suerte que no eres diabética (cómo tu vecina) y al menos una horchata de la puedes permitir.

Te despiertas más pronto que cuando te toca ir a trabajar, porqué ya no sabes en que posición ponerte en la cama.

Y con la barriga que tienes, no puedes ni cortarte las uñas de los pies.

Desde Pregnantis sabemos lo duro que puede llegar a ser estar embarazada de tercer trimestre durante el verano, así que te queremos dar algunos consejos para que, a pesar del calor, puedas disfrutar de esta maravillosa etapa. Y este se convierta en tu mejor verano estando embarazada.

Hidrátate bien

Beber agua con frecuencia facilita la eliminación de exceso de líquido y de toxinas del organismo. Durante el verano, además, es importante mantenerte hidratada incluso antes de sentir sed. Así te mantendrás siempre fresca e hidratada.

La retención de líquidos es algo habitual durante el embarazo y, aunque parezca contrario, lo más recomendable es beber muchos líquidos. Un consejo muy útil es llevar siempre contigo una botella de agua a todas partes para estar preparada en cualquier momento.

Cuida tu alimentación

Opta por alimentos fáciles de digerir y de alto valor nutritivo y energético. Evita comer demasiado por la noche para facilitar el descanso.

La frutas, además de ser refrescantes e hidratantes, aportan vitaminas y minerales esenciales. La mayoría de las frutas de verano como las cerezas, las fresas, el melocotón, el melón, la sandía, etc. quitan la sed y reponen sales minerales que el cuerpo elimina a través del sudor.

Puedes consumir las piezas enteras o bien consumirlas en ensaladas, batidos, gazpachos, helados, granizados o zumos.

Protégete del sol y del calor

Es muy importante siempre protegerse del sol, a cualquier edad, y todos los meses del año.

Durante el embarazo hay que prestar especial atención a la cara, ya que hay tendencia a la aparición de unas manchas llamadas melasma.

Hay que evitar la exposición al sol durante las horas de mayor radiación (de 12 a 18h), así evitarás la deshidratación y los golpes de calor.

Haz ejercicio de forma moderada

Ya hablamos en otro artículo de la importancia de hacer ejercicio durante el embarazo.

En verano, debido a las elevadas temperaturas, se aconseja disminuir la intensidad de los ejercicios. También es muy importante evitar las horas de máximo calor, y dejar el deporte para primera hora de la mañana o al final de la tarde, ya que también hay riesgo de deshidratación y golpe de calor.

La natación es un buen ejercicio.

Descansa

El descanso ha de ser una prioridad en la vida de la embarazada. El calor acentúa la sensación de fatiga, así que es momento de relajarse, mimarse y cuidarse.  

Dedica unos minutos cada día al relax y la meditación.

Usa ropa ligera

Usa ropa ligera, cómoda y holgada, para reducir los efectos del calor. De ser posible,  confeccionada con tejidos naturales

En cuanto a la ropa interior, usa prendas de algodón y cambiátela todas las veces que sea necesario. 

El calzado debe ser fresco pero a la vez seguro, para reducir el riesgo de caídas. Conviene que tenga poco tacón y una base ancha, que proporcione estabilidad y equilibrio, y para así evitar el dolor de espalda y piernas.

Haz que este verano se convierta en tu mejor verano estando embarazada

Y si quieres estar al día de todos los consejos sobre embarazo, sigue nuestro Instagram!