DIABETES GESTACIONAL. TODO LO QUE DEBERÍAS SABER
diabetes gestacional

DIABETES GESTACIONAL. TODO LO QUE DEBERÍAS SABER

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Nutrición

Tanto si estás esperando a tu primer hijo o si ya has estado embarazada otras veces, seguro que has oído hablar alguna vez de la diabetes gestacional.

Es una patología muy frecuente. En el mundo 1 de cada 7 mujeres tiene diabetes gestacional. En España, aproximadamente, 9 de cada 100 embarazadas la padecen (9%).

Al ser tan frecuente, durante el embarazo se aplica un cribaje para diagnosticarla de forma precoz.

Desde Pregnantis queremos poner a tu disposición toda la información que necesitas saber sobre la diabetes gestacional, ya que es una patología que se ha de diagnosticar y tratar, porque afecta tanto a la salud de la madre como a la del bebé.

Y si después de leer el post aún te quedan preguntas sin responder, no dudes en consultarnos.

¿Qué es la diabetes gestacional?

La diabetes gestacional es un tipo de diabetes que aparece durante el embarazo en una mujer sin diabetes previa.

En este trastorno hay un nivel anormalmente elevado de glucosa en la sangre (hiperglucemia). Y en la mayoría de los casos, vuelve a sus límites normales después del parto

La diabetes gestacional suele aparecer durante el segundo y tercer trimestres de la gestación y se diagnostica mediante un análisis de los niveles de glucosa en sangre (que se realiza entre las 24-28 semanas).

Si se detectan niveles elevados de azúcar en el primer trimestre, lo habitual es que sea consecuencia de una diabetes pregestacional no diagnosticada.

¿Cuáles son sus causas?

La diabetes gestacional tiene su origen en la resistencia a la insulina (insulinorresistencia) por parte de la madre, que empieza a aparecer a partir del segundo trimestre de embarazo.

Para que el feto se desarrolle adecuadamente, el organismo de la madre se prepara para disponer de las reservas (de glucosa) necesarias que permitirán el crecimiento del feto. Por este motivo, las hormonas de la placenta (prolactina, cortisol, progesterona y lactógeno placentario) bloquean la acción de la insulina de la madre para aumentar los niveles de glucosa en su sangre y, así, estar disponibles como reserva para el feto.

En la diabetes gestacional, lo que ocurre es que no hay suficiente insulina para contrarrestar el efecto de las hormonas placentarias.

Factores de riesgo

Hay factores de riesgo que predisponen a padecer una diabetes gestacional. Si cumples uno o más de ellos, en el análisis del primer trimestre se te realizará la determinación de la glucosa en sangre.

  • Tener más de 35 años.
  • Obesidad o sobrepeso antes del embarazo, o haber aumentado mucho de peso durante el embarazo
  • Antecedente de diabetes gestacional previa o alteraciones del metabolismo de la glucosa (como el síndrome de ovario poliquístico)
  • Sospecha de diabetes gestacional previa no diagnosticada (parto previo de un bebé de más de 4 kg).
  • Diabetes en familiares de primer grado.
  • Etnias de riesgo (sudeste asiático, latinas, norteafricanas).

¿Cuáles son los riesgos para la madre y el bebé?

Cuando la diabetes gestacional está bien controlada, el riesgo de que el feto presente complicaciones es relativamente bajo. Las complicaciones suelen aparecer cuando la diabetes gestacional no está bien controlada

Complicaciones de la diabetes gestacional en el bebé

  • Macrosomía: son bebés que al nacer pesan más de 4 kg. Debido a su peso, hay más riesgo de parto instrumentado, cesárea y distocia de hombros.
  • Polihidramnios (exceso de líquido amniótico).
  • Prematuridad, que en ocasiones se acompaña de dificultad respiratoria.
  • Hipoglucemia (nivel bajo de glucosa en sangre).
  • Diabetes tipo 2 en el futuro. Los hijos de madres con diabetes gestacional tienen un mayor riesgo de desarrollar obesidad y diabetes tipo 2.

Complicaciones de la diabetes gestacional en la madre

  • Preeclampsia (complicación del embarazo en la que sube la tensión arterial).
  • Riesgo de que la diabetes gestacional se repita en el siguiente embarazo
  • Mayor riesgo de desarrollar una diabetes tipo 2 en el futuro.

¿Cómo se diagnostica la diabetes gestacional? ¿He de notar algún síntoma?

La diabetes gestacional se suele diagnosticar de forma precoz, así que raramente suele dar síntomas. Los síntomas que podrías notar, en el caso de no diagnosticar la diabetes, estarán asociados a la subida de azúcar (hiperglucemia) como un excesivo aumento de peso del bebé, sed y muchas ganas de orinar. 

Primer trimestre

Si existen uno o más factores de riesgo te solicitarán la determinación de la glicemia basal en el análisis del primer trimestre. En función de los resultados obtenidos se seguirán los siguientes pasos:

  • Glucosa < 92 mg/dl (5,1 mmol/l) se considera normal. Se realizará el test de O’Sullivan en el segundo trimestre.
  • Glucosa 92-125 mg/dl (5,1-9,6 mmol/l) es un valor anormal, se hará una sobrecarga oral de glucosa (SOG, más adelante te explicaremos en que consiste) para confirmar el diagnóstico.
  • Glucosa > 125 mg/dl (7 mmol/l) es un valor patológico, y se diagnostica de diabetes mellitus (pregestacional).

Cribaje para el diagnóstico precoz de la diabetes gestacional

En el segundo trimestre, entre las 24 y las 28 semanas se realizará el test de O’Sullivan.

¿Qué debes saber del test de O’Sullivan?

  • Consiste en la ingesta de 50 gr de glucosa vía oral (mediante una bebida azucarada).
  • No es necesario estar en ayunas.
  • Tampoco es necesario realizar una dieta los días previos.
  • Durante la prueba hay que estar en reposo y sin fumar.
  • Pasados 60 minutos de la ingesta de la glucosa, te harán una determinación del valor de glucosa en sangre. Si es igual o superior a 140 mg/dl (7,8 mmol/l), se considera que el valor es patológico.
  • Cuando el resultado del test es patológico hay que realizar una sobrecarga oral de glucosa (SOG) para confirmar el diagnóstico.

Confirmación del diagnóstico de diabetes gestacional

Se realiza con la sobrecarga oral de glucosa (SOG).

  • Consiste en la ingesta de 100 gr de glucosa vía oral (también mediante una bebida azucarada).
    • Antes de la ingesta de la glucosa te harán una determinación del valor de glucosa en sangre (estando en ayunas).
    • Después de la ingesta, se obtienen 3 muestras más de sangre (al cabo de 1, 2 y 3 horas), determinando también el valor de glucosa.
    • Se considerará el diagnóstico de diabetes gestacional cuando en el análisis de sangre dos o más puntos sean superiores a los siguientes valores:
      • Basal: 105 mg/dl (5,8 mmol/l)
      • 1 hora: 190 mg/dl (10,6 mmol/l)
      • 2 horas: 165 mg/dl (9,2 mmol/l)
      • 3 horas: 145 mg/dl (8,1 mmol/l)
    • En caso de que solamente un punto exceda a estos valores, la SOG se repetirá en 4 semanas. A partir de las 34 semanas no se repetirá la prueba, y se considerará como intolerancia a la glucosa.
  • Requiere un ayuno previo de 8-14 horas.
  • Hay que hacer una dieta los 3 días previos, asegurando una ingesta diaria igual i superior a 150 gr de hidratos de carbono.
  • Durante la prueba hay que estar en reposo y sin fumar.
  • Durante el tercer trimestre, se realizará una SOG en pacientes que presenten fetos macrosómicos o polihidramnios (aunque el resultado del test de O’Sullivan sea normal) .

Control metabólico y estilo de vida

Una vez diagnosticada la diabetes gestacional, se iniciará el tratamiento lo antes posible. Instaurando los cambios necesarios para conseguir los controles adecuados de los niveles de glucosa, para así evitar las complicaciones.

Dieta

  • Seguir una alimentación saludable que ayude a controlar el peso corporal y los niveles de azúcar en sangre. 
  • Es importante no superar los 11-12 Kg de incremento de peso.
  •  Tienen que estar presentes los alimentos de todos los grupos: leche, hidratos de carbono, fruta, verduras, alimentos proteicos y grasa.
  • Repartir los alimentos en 5-6 tomas (desayunar, comer y cenar y suplementos a media mañana, tarde y antes de ir a dormir) para evitar estar muchas horas en ayunas y prevenir la producción de cetona.
  • La dieta ha que tener, aproximadamente, entre 2.000-2.500 kcal. La mitad de las calorías tienen que ser en forma de hidratos de carbono, el 20% en forma de proteínas y el 30% restante en forma de grasa. Hay que retirar los alimentos y las bebidas ricas en hidratos de carbono de absorción rápida (azúcar, bebidas azucaradas, caramelos, chocolates, pasteles).

Ejercicio físico

Se aconseja realizar ejercicio físico aeróbico de forma regular, con una intensidad moderada. El ejercicio aumenta el consumo de glucosa y mejora la sensibilidad a la insulina.

Monitorización de los niveles de glucosa en sangre

Es recomendable controlar que los niveles de glucosa en sangre se encuentren dentro de unos valores normales mediante el uso de un medidor de glucemia capilar (pinchazo en el dedo).

Los valores recomendados son los siguientes:

  • Antes de las comidas, los niveles de glucosa deben ser de 95 mg/dl o más bajos.
  • Una hora después de la comida, los niveles no deberían superar los 140 mg/dl.
  • Dos horas después de la comida, la cantidad de glucosa en sangre deberá estar por debajo de 120 mg/dl.

Insulina

Si con la dieta y el ejercicio no se consiguen controlar los valores de la glucosa, se iniciará tratamiento con insulina.

¿Cuándo se ha de finalizar el embarazo?

Si los controles de glucosa son correctos y la diabetes gestacional cursa sin complicaciones, los criterios para finalizar el embarazo serán los mismos que en las mujeres no diabéticas y que tienen un embarazo normal.

En pacientes que requieran tratamiento con insulina o bien tengan un feto grande:

  • Si presentan buen control metabólico (valores de glucosa correctos): se finalizará en embarazo entre las 39-40 semanas, en función de las condiciones obstétricas.
  • Si presentan mal control metabólico se finalizará el embarazo a partir de la semana 37, o antes si hay alguna complicación materna o fetal.
  • Si el feto tiene un peso estimado superior a 4500 gr, se finalizará el embarazo con una cesárea electiva a partir de la semana 39.
  • Si el feto tiene un peso estimado superior a 4000 gr, se finalizará el embarazo a partir de la semana 39.

Seguimiento en el posparto

Después del parto la diabetes desaparece en la mayoría de las mujeres. El metabolismo de la madre deja de ser resistente a la insulina por lo que el páncreas vuelve a ser capaz de producir la suficiente cantidad para controlar los niveles de glucosa en la sangre.

Entre las 4-12 semanas después del parto, es conveniente repetir la sobrecarga oral de glucosa (SOG) con 75 gr de glucosa para confirmar la resolución de la diabetes.

Las mujeres que han tenido diabetes gestacional tienen un mayor riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 más adelante, por lo que también es recomendable mantener un seguimiento periódico de por vida, especialmente en los próximos embarazos.

¿Qué puedes hacer para prevenir la diabetes gestacional?

La obesidad y el sobrepeso aumentan el riesgo de padecer diabetes gestacional. Es recomendable, antes del embarazo, realizar cambios en el estilo de vida, que incluyan la realización de dieta y ejercicio, para poder reducir el exceso de peso.

Una reducción del exceso de peso y una vida activa disminuyen el riesgo de generar resistencia a la insulina y, en consecuencia, de padecer diabetes gestacional una vez embarazada.

También es importante controlar la alimentación durante el embarazo para evitar un aumento excesivo de peso.

Cristina Madaula

Especialista en Obstetricia y Ginecología.